Se trata de un proceso frecuente y similar al catarro de las personas, muy frecuente en los periodos de cambios bruscos de temperatura. Es un proceso que cursa con tos seca y brusca y mucosidad. El porcentaje de animales afectados puede superar el 40% en época otoñal e invernal.