La identificación de los animales se realiza a través de un microchip implantado a nivel subcutáneo. En Extremadura la legislación actual obliga a identificar a los perros a partir de los tres meses de vida, así como a la vacunación de rabia, desparasitación contra echinococcus y pasaporte.