leucemia felina amantea badajoz

¿QUÉ ES?

La leucemia felina es una de las infecciones víricas causantes de enfermedad y muerte más importante en gatos. Está causada por un gammaretrovirus denominado virus de la leucemia felina (FeLV) que provoca tanto enfermedades no neoplásicas (anemia no regenerativa, inmunosupresión) como neoplásicas (linfomas, leucemia y trastornos mieloproliferativos).

¿A QUIÉN AFECTA?

Afecta a todos los gatos domésticos del mundo y pequeños gatos salvajes, incluyendo el gato montés, la pantera de Florida y los linces europeos e ibéricos.

SÍNTOMAS

No es posible saber la evolución final de la infección, pudiéndose presentar los signos de enfermedad pasadas semanas, meses o años.  La tasa de supervivencia de los gatos con viremia persistente en hogares donde viven muchos gatos es de aproximadamente un 50% a 2 años y un 80% a 3 años. En gatos que no conviven con más gatos y sin acceso al exterior los tiempos de supervivencia son significativamente más largos. No obstante, muchos gatos infectados tienen la misma esperanza de vida que cualquier otro gato no infectado.

Los hallazgos clínicos asociados con la infección de leucemia se pueden clasificar como tumores inducidos por FeLV, síndromes de supresión de la médula ósea, enfermedades inmunomediadas y otros síndromes como neuropatías, trastornos reproductivos o alteraciones oculares. Durante la fase primaria, por lo general, los signos clínicos son inespecíficos y pasan desapercibidos.

Lo que el dueño puede percibir en los gatos infectados puede ser cualquiera de estos signos, no habiendo ningún signo clínico “seguro” de infección:

  • Pérdida de apetito
  • Llagas en la boca
  • Encías sangrantes
  • Dolor bucal
  • Mucosas pálidas
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Pérdida de peso
  • Debilidad
  • Heridas infectadas
  • Heridas por mordisco
  • No beber agua
  • Fiebre
  • Alteraciones de comportamiento inexplicables
  • Pelaje deslucido o enmarañado
  • Ganglios linfáticos aumentados de tamaño

PREVENCIÓN

Dada la magnitud de la enfermedad, es muy importante hacer un buen protocolo preventivo. Esto se consigue vacunando a todos los gatos de la casa y evitando su acceso a zonas de gatos de origen desconocido, así como a sus fómites y comederos.

Actualmente el programa de vacunación recomendado por ABCD (European Advisory Board on Cat Diseases) es realizar la primovacunación mediante dos dosis vacunales, revacunando anualmente con una única dosis.

Es muy importante, antes de comenzar esta vacunación, la realización de pruebas diagnósticas frente a FeLV y realizar un segundo test a los dos meses, debido al periodo de incubación para que sea detectable el virus en sangre.

 

TRANSMISIÓN

El virus de la leucemia felina se transmite por contagio, principalmente a través de la saliva (acicalamiento entre gatos, al compartir comederos y bebedores o mediante mordeduras).

El FeLV también se puede transmitir a través de secreciones nasales, lágrimas, heces, orina, leche, semen, fluidos vaginales,  placenta, la pulga del gato o de manera iatrogénica.

El periodo de incubación es de 4 a 8 semanas post-infección.

Las gatas infectadas por el virus pueden transmitirlo a sus gatitos a través de la placenta o tras el parto mediante el lamido o la leche. Si la infección se produce durante la gestación en un 80% de los casos se producirá reabsorción fetal, aborto o nacerán muy débiles muriendo durante las dos primeras semanas de vida (síndrome del gato débil) y hasta un 20% pueden sobrevivir y se convertirán en adultos con infección persistente.

La capacidad de contaminación ambiental es muy baja. El virus sólo sobrevive durante unos minutos fuera del hospedador. Es muy sensible a la luz ultravioleta, al calor, a los ambientes secos. Es susceptible a todos los desinfectantes, incluyendo el jabón. Por ello, no es necesario un periodo de cuarentena en una casa para introducir a un nuevo gato en la que ha habido un gato con FeLV.

 

TRATAMIENTO

Hoy en día no existe un tratamiento curativo para la enfermedad, pero existen opciones de tratamiento que ayudarán a que el gato pueda llevar una vida normal como los antivirales e inmunomoduladores que deben usarse ante el más leve signo clínico de enfermedad asociada al virus.

Además los gatos infectados tienen mermada su capacidad para defenderse contra las infecciones secundarias, y se deben instaurar tratamientos paliativos para los muchos síndromes clínicos que acompañan a la infección por FeLV, obteniéndose la misma respuesta que un gato sano.

MANEJO

Los gatos infectados por el virus deben llevar un control basado en 5 puntos:

  • Aislamiento: se debe evitar su salida al exterior para prevenir un posible contagio de otras enfermedades así como el contagio de otros gatos por el FeLV.
  • Esterilización: se debe evitar el estrés relacionado con el celo, la gestación y las alteraciones del comportamiento influenciadas por las hormonas sexuales en gatos asintomáticos.
  • Plan de revisiones: como mínimo cada 6 meses. Deben hacerse revisiones, análisis sanguíneo y urinario y pruebas de imagen.
  • Vacunaciones: pueden ser vacunados contra las otras enfermedades infecciosas excepto la propia leucemia.
  • Desparasitación: deben llevar un buen control de desparasitación interna y externa.

 

DIAGNÓSTICO

Existen varios métodos de diagnóstico de la enfermedad a través de muestras de sangre o médula ósea.

La más usada en la clínica diaria es el método ELISA por su sencillez y rapidez en el resultado. Se trata de un test en el que, con una pequeña muestra de sangre, en unos  10 minutos se obtiene el resultado.

En gatitos, la edad mínima para testarlos debe ser  un mes de vida.

Hay que tener en cuenta que el virus de la leucemia puede permanecer en una latencia real en la médula ósea o en cualquier órgano o tejido, dificultando el diagnóstico, por lo que, en algunos casos, aun siendo negativo el test ELISA habrá que tomar una segunda muestra de médula ósea para confirmar el diagnóstico.

Se debe realizar el test ELISA en sangre 2 veces, una a los 28 días mínimo tras la exposición al virus y otra a los 2 meses de esta, independientemente del resultado de la primera.

Hay que tener en cuenta que existen animales inmunocompetentes, virémicos transitorios, discordantes, latentes  y persistentes, por lo que no todos los animales infectados desarrollarán la enfermedad o serán infecciosos para otros gatos.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.


*

2015 © Copyright - Clinica Veterinaria Amantea
Diseño de Cubikcomunicación

Teléfono de Urgencias        + (34) 651 64 70 93